Sin duda, somos muy afortunados de tener unos rincones tan especiales y unas aguas realmente transparentes a tan solo 5 horas de Barcelona. Eso no quiere decir que tengáis que embarcar en la ciudad condal, winddiving puede desplazarse hasta cualquier puerto de la costa brava para embarcar. Una vez a bordo hay mucho que ver, lugares donde perderse que nos permitirán desconectar de nuestro día a día. Por mencionar una de ellas, las islas Medas situadas a tan solo 1 milla de la costa del Estartit.